50 años dedicados a la música da para mucho.
Este año el guitarrista alemán lo celebra, y lo ha hecho con la edición de “Inmortal”, que irá acompañado de una gira presentación del mismo y con repaso, no ha todo, porque es imposible al gran legado que va dejando con el paso de los años. Hemos hablado con él, del Lp. de su vida, de la gira, pandemia….

Hola Michael, nuevamente conversamos contigo. Lo hacemos en esta ocasión por la edición meses atrás de tu álbum «Inmortal» y en segundo lugar, por la celebración de tus 50 años en este siempre difícil sector como lo es el musical.
Nos gustaría empezar hablando de éste tema ¿Cómo te sientes después de tantos años?. Nos referimos a nivel humano y a nivel profesional.
Muchas gracias por los comentarios y siempre en un placer poder compartir con ustedes y todos mis seguidores en España todos los pasos que voy dando en mi carrera que, como bien habéis apuntado, ya abarcan cinco décadas sin prisas y sin pausas. Viendo todo en retrospectiva, se positivamente que los momentos buenos han sobrepasando por lejos las experiencias un tanto malas. Para mí todo empezó cuando puse aquellas primeras notas que se verían reflejadas en el disco “Lonesome Crow” de Scorpions y fue en 1972, solo tenía 15 años. No soy una persona rencorosa o que pasado el tiempo busca revancha, pero creo que a nivel humano, personal, debo reconocer que los primeros años de la década de los 90 fueron muy importantes para mí.
Viví muchas experiencias nuevas, fue una época increíble y de renovación personal. No tiene nada que ver con la fama, el dinero o el éxito. Fue tan solo reencontrarme a mí mismo, conectar conmigo, con el universo que nos rodea. Decidí que mi viaje fuera hacia adelante sin ver demasiado hacia atrás. Terminé haciendo música experimental y todavía lo hago en mi tiempo libre. Creo que tocar la guitarra me ayuda a descubrir una nueva forma de ver y vivir la vida. De nada sirve aparentar lo que no eres. Nunca me consideré o me propuse ser un «Rock Star«. Trato de evitar lo que me nubla la vista, a la gente que ofrece demasiado y al final terminas traicionando tus valores. Tienes que ser tú mismo, fiel y leal a tu manera de ser y sentir.

¿Podemos decir entonces que el Michael Schenker actual es el que siempre quisiste ser?
Es posible, pero no creo haber cambiado mucho, simplemente ahora quienes me rodean entienden mi forma de apreciar y sentir la música. Para que tengáis una idea, siempre recuerdo una vez que en los años ochenta yo estaba de gira por Estados Unidos con el McAuley/Schenker Group, era nuestro mejor momento.
En cierta ocasión, el conductor del vehículo que me llevaba al hotel una vez finalizado el concierto me dijo que era muy fans de mi música y manera de tocar, así que decidí invitarle a tomar algo. Paramos en un bar, pedimos unas bebidas y al momento de pagar me di cuenta que mi tarjeta de crédito no tenía saldo y solo tenía 10 dólares en mi bolsillo. El conductor me dijo: “No hay problema invito yo… pero tú eres Michael Schenker… ¿Cómo es posible que no tengas dinero?”. Aquellas simples palabras y lo que sucedió esa noche me hicieron reflexionar de inmediato y me di cuenta que no tenía nada después de estar tocando profesionalmente la guitarra desde los 15 o 16 años. Poco dinero en el banco, un apartamento alquilado, ningún amigo real… tan solo tenía la música, mis seguidores y mis guitarras. Esas fueron las razones para seguir para adelante.
Y a partir de aquel simple hecho que ocurrió esa noche, comencé a proceder de distinta manera, lo que me llevó a pelearme con mi manager, con algunos de mis músicos y con gente muy cercana, como mi hermano Rudy. Tanto cambiaron las cosas para mí que sin importarme, como dije antes, a mediados de los 90, me puse a viajar en autobús por gran parte de USA, de ciudad en ciudad, de radio en radio, con mi guitarra y muchos CDS con el objetivo de promocionar “Thank You”. Como dije antes, fueron etapas que sirvieron para llegar a un presente actual que disfruto enormemente.

¿Recuerdas la primera vez que tuviste un guitarra en tus manos? ¿Qué es lo que sentiste?
Justamente no hace mucho tiempo atrás, estuve en la casa de mi hermana en Alemania. Un día me dijo que, haciendo algo de orden, había encontrado en el desván un trabajo que yo había hecho cuando tenía 5 o 6 años cuando estaba en preescolar. Era un pedazo de madera que simulaba una guitarra y curiosamente tenía la forma de una «V». Me dijo que yo la había diseñado después de ver una foto en una revista y mi padre me ayudó a cortarla, era para una especie de fiesta infantil en el colegio. Ella me había ayudado a pintarla y todos estos años estuvo guardada a buen recaudo soportando incluso varias mudanzas. Pero que había llegado el momento que la tuviera en mi poder. Sinceramente me emocionó mucho. Aún siendo un niño, la guitarra siempre estuvo entre mis pasiones. Mi hermano Rudolf es siete años mayor que yo, una diferencia importante. Si mal no recuerdo, cuando yo tenía 9, Rudolf al ser más mayor, ya quería una moto, pero mis padres le regalaron una guitarra. Entonces, el instrumento estaba allí en nuestra habitación y yo tenía prohibido acercarme a ella. Sin embargo, cuando Rudolf iba al colegio y luego al trabajo, yo la cogía y comenzaba a tocar una cuerda, luego otra y después la siguiente. En mi interior sabía que había un contacto especial con la guitarra. Rudolf no supo nada hasta que un día comencé a tocar gran parte de «Smoke on the Water» delante suyo y se quedó perplejo, tratando de entender cómo yo siendo pequeño había logrado aquella proeza. El tiempo pasó, me fui organizando por mi cuenta, se convirtió en mi pasión y después Rudolf en cierto sentido me utilizó.
Con el paso del tiempo, él creó Scorpions, una banda que al principio no era de rock, pero luego se dio cuenta que lo más lucrativo sería el rock y con eso en mente, me pidió que lo ayudara, que colaborara con ellos ya que necesitaban un aporte creativo que hasta ese momento carecían.

Hablando de Rudolf ¿Cómo se encuentra actualmente tu relación con él?
Lo he dicho en muchas entrevistas y lo sigo manteniendo: Rudolf se ha convertido en muchos sentidos en una persona que si no obtiene lo que quiere pasas a ser su enemigo. En el plano profesional es simple y llanamente un déspota. Nunca quiso darme los créditos musicales, el primer ejemplo sería “In Search Of The Peace Of Mind” grabada por Scorpions. Por aquel entonces, Rudolf me daba un marco alemán por cada canción que le presentaba y le interesaba y así siguieron las cosas, pero Rudolf siempre ha sido un hombre que sabe cómo hacer negocios, muy frío y calculador. Él quería alcanzar la fama, ganar mucho dinero y hacerlo con una banda que triunfara mundialmente. Mi propósito era simplemente pasarlo bien y hacerlo con lo que disfrutaba, sin grandes expectativas, ni comparaciones, ni competencia innecesaria. Poder componer una canción uniendo notas y crear emoción, esas eran mis metas. Mi hermano entendió muy rápidamente que yo era un instrumento muy valioso para sus propósitos y me utilizó. De hecho, Scorpions nunca escribió una canción hasta que Klaus y yo nos unimos a la banda. Yo creaba melodías con la guitarra y luego Klaus cantaba por encima. Era simple magia, era algo diferente a lo que yo imaginaba en mi mente pero, en lo particular, me gustaba el resultado final.
Rudolf observó, aprendió y continuó usando ese método cuando yo decidí dejar Scorpions y me uní a UFO. Incluso os diría que, hasta para llegar al lugar que ostenta hoy en día, llegó a copiar parte de mi imagen para acrecentar su autoestima.

Si mal no recordamos, hace ya algunos años atrás, se filtró en la Web acerca de la posibilidad de un disco de los hermanos Schenker. Por lo que cuentas eso parece imposible….
Tengo claro que la frase «nunca digas nunca» es muy real. Pero fue en el año 2015 cuando conocí todos manejos extraños, mentiras y cierta deshonestidad por parte de Scorpions hacia mi persona, para mí fue una gran decepción. Rudolf es mi hermano, y lo quiero en esa faceta más personal, pero se positivamente que tenerlo como compañero de grupo, socio comercial o en el proceso de creación sería un problema para mí. Se producirían inconvenientes innecesarios. Volver al punto de partida es imposible, así que por ahora, es mejor que todo quede como está en estos momentos.

Hablemos ahora un poco de «Inmortal», imaginamos que la producción del álbum habrá sido distinta a cualquier otro disco en el que hayas trabajado en el pasado debido a la pandemia, ¿verdad?
Ya lo creo. Sabía que la pandemia dificultaría todo el proceso, pero traté de simplificar las cosas al máximo, sin embargo los problemas comenzaron a multiplicarse. Antes que nada, me puse en contacto con mi amigo y productor Michael Voss y nos pusimos a planificar todas las tareas. Cuando la pandemia comenzó, a la primera persona que llamé fue a Ronnie Romero, y afortunadamente contábamos con él para la grabación completa de las voces del disco. Pero al final, Ronnie no pudo viajar por Europa debido al COVID. De hecho, yo mismo tuve que hacer rutas larguísimas por carretera para poder trasladarme al estudio. Disfruto mucho conduciendo, viajando en el coche y descubrí que desde Inglaterra, en donde resido, podía ir a Alemania a través del Eurotúnel pasando por Francia, Bélgica, Holanda y, después, hasta Alemania.
Llevo mi guitarras, mis amplificadores y un par de maletas, odio viajar en avión y en esta situación es aún más complicado. Debo confesar que también disfruté conducir tantos kilómetros, lo tomé como un descanso. Ya que Ronnie no podía incorporarse de forma inmediata al proyecto, tuvimos que empezar a improvisar para no perder tiempo y ganas. El primer nombre que surgió en las charlas fue el de Ralf Sheepers, el cual accedió a participar de inmediato en cuanto le llamamos y le dio vida a un tema tan estupendo fantástico como “Drilled To Kill”. Derek Sherinian, quien contactó conmigo de manera personal para participar en el álbum, intervino con su teclado en este tema. Debido al excelente desempeño de Ralf, decidimos que participe en un segundo tema, “Devil’s Daughter”.
Aún con Ronnie sin poder viajar empezamos a pensar en otras alternativas. Michael Voss me comentó que le gustaría contactar a Joe Lynn Turner y me pareció una idea inmejorable. Joe logró un desempeño brillante en canciones como ”Don’t Die On Me Now” y “Sangria Morte”. Doogie White y Robin McAuley también se sumaron al poco tiempo. Mientras seguíamos trabajando en el resto de temas, Michael Voss añadió melodías y arreglos a la espera de la llegada de Ronnie. Un día le dije: «Michael deberías probar cantar tú esta canción» y su interpretación fue excelente, es así que la balada “After The Rain” quedó grabada por él. De la misma manera su voz encajó también a la perfección con el tema “The Queen Of Thorns And Roses”. Finalmente Ronnie pudo grabar los temas que teníamos reservados para él y pudimos finalizar el álbum sin mayores inconvenientes. No puedo dejar de destacar la tarea de Brian Tichy y Simon Phillips en la batería. Son grandes amigos y unos músicos muy talentosos.

¿Cuándo comenzaste a componer tenías muchas ideas en la cabeza, lo hiciste desde cero o tenías algunos conceptos claros como para seguir?
Nadie realmente comienza desde cero. Siempre tienes conceptos, sonidos, ideas de tus agrupaciones favoritas y, en mi opinión, el secreto de cualquier banda exitosa es tomar esas influencias que te han marcado y no copiarlas sino adaptarlas, mejorarlas, dibujar por encima de ellas y convertirlas en algo que se adapte a lo que realmente quieres hacer sobre el escenario o grabado un disco. Lo importante es respetar tu inspiración y con ella crear algo que puede no ser nuevo, pero sí debe ser propio y con su propia identidad.
Me causa mucha gracia cuando leo o escucho a algún solista o grupo que dicen cosas como: “Somos algo nuevo… Nuestra música es original y nunca se escuchó algo así… Nadie nos ha influido”. Eso es una mentira enorme ¿Cómo puedes dirigirte a algún lugar si no sabes de dónde vienes? Esa es la pregunta a responder. Todo el mundo tiene influencias. Por lo que tratamos de respetar los conceptos musicales que nos gustan pero a la vez darles nuestro toque, incluirles ideas propias que nos surgen y que se adaptan a esos conceptos, por lo que cuando componemos tenemos muy en claro que copiar no sirve de nada, hay que tomar lo que sirve e inyectarle tus propias ideas.

Sin duda “In Search Of The Peace Of Mind” es una de las canciones más especiales del álbum y en lo personal para ti. ¿Cómo fue que decidiste regrabarla luego de hacerlo en 1972 junto a Scorpions?
Fueron las primeras notas, la primera composición musical que escribí por mi cuenta, tenía 15 años y recuerdo que estaba en la cocina de mi madre cuando la magia se produjo. Considero que la canción cierra un círculo. Conceptualmente trata sobre un tema muy difícil de encarar: la búsqueda personal de la paz mental, el sentirte bien con uno mismo y con lo que esperas de la vida. Cómo pasas por ella, qué decisiones tomas por el camino y cómo dichas decisiones te llevan a dónde estás en estos momentos.
Todos pasamos por diferentes crisis y lo importante es cómo salir de ellas de la mejor manera posible para situarnos en el punto en el que hoy estamos. El hecho de que hayan transcurrido tantos años desde aquel momento inicial es para mí donde radica la importancia de este tema. Mi intención fue que esta reinterpretación fuera especial, importante pero sin cambiar su esencia y así ha sido. Es como si aquel joven Michael se encontrara con el actual expresando todo el viaje con su guitarra.

En los últimos tiempos has tenido que despedir a varios amigos y músicos especiales para ti como Pete Way, Paul Raymond, Ted McKenna, Paul Chapman…
Es lo peor por lo que he tenido que pasar últimamente. Es como un golpe tremendo. Cada vez que lo pienso me pongo muy triste por ello. Cuanto más mayor me hago cada vez es más gente tanto de mi generación como los que admiraba cuando estaba creciendo. Mis ídolos. Por ejemplo, Paul Raymond fue un gran amigo y no dudé en aceptar su oferta cuando me llamó para grabar algunos solos para su último disco solista. Fue un trabajo muy especial ya que pasé unos días en la casa de Paul en la campiña inglesa. Allí estuvimos muy tranquilos, nos relajamos, conversamos mucho y sobre todo, sin presiones, logramos completar de la manera en que él quería las canciones para su disco. Lo extraño mucho realmente ya que siempre lo consideré algo más que un simple compañero de grupo, era una persona que siempre estaba dispuesta a darte una mano o simplemente escucharte, algo que en este negocio no se da muy a menudo.

De hecho, muchos pensaron que, debido a esta colaboración, las relaciones entre UFO y Michael Schenker no estaban del todo rotas y que podría haber alguna posibilidad de veros reunidos en un futuro cercano.
Si hay algo claro con UFO es que nunca se puede decir que sucederá en el futuro. Todo es muy cambiante y variable cuando hablamos de UFO. Es verdad que en los últimos años han logrado cierta estabilidad y que actualmente están embarcados en una gira que parece la de despedida. Me alegro por ellos ya que creo que merecen el respeto y aprobación que hoy por hoy tienen. Por mi parte no tengo ningún tipo de problemas con ninguno de sus miembros y creo que las cosas en el momento de mi partida quedaron muy claras.
Mi posición fue siempre clara: Phil Mogg sabe que si alguna vez me reúno nuevamente a UFO debería ser con la formación original, algo ya imposible. Por eso me decidí a trabajar con ellos en “Walk On Water”. Tenían un gran contrato discográfico en Japón y Phil vino a Los Ángeles a verme. Así es como conseguí el 50% del nombre de UFO. Fue una de las condiciones para unirme a ellos nuevamente. Después hicimos “Covenant” y “Sharks”. Quedó claro que si todos los elementos de la fórmula no están presentes, el resultado se diluye. La química de la formación original era muy importante. Cuando me fui se lo dije a Phil y me pidió que le devolviera el nombre UFO porque necesitaba poder continuar con la carrera de la banda, y yo le dije que lo entendía y que no había problema, además se lo daba sin cobrarle nada, de forma gratuita. Phil hoy en día debería estar contento con el control completo de UFO e intentando finalizar su carrera de manera digna. Sinceramente estoy muy a gusto con mi actual carrera en solitario como para pensar en cambiar.

¿Te impactó la muerte de otro icono de la guitarra como lo fue Eddie Van Halen?
Claro que sí. Fue y es un shock ya que todavía no me hago a la idea de no poder conversar con él de vez en cuando, algo que ambos disfrutábamos al máximo. Recuerdo cuando todavía era un grupo casi desconocido, Van Halen fue banda soporte de UFO en Los Ángeles, más exactamente en el club Starwood. Yo era muy joven, creo que tenía 19 años, al igual que Eddie y aún faltaban varios años para que Van Halen editara su primer disco. Pero cuando escuché a Eddie sabía que era inimitable. Su técnica de tapping era inconfundible y su combinación de melodías con un sonido aguerrido y potente … ¡qué puedo agregar!. Lo cierto es que muchos guitarristas copiaron y copian su estilo para lograr un reconocimiento y éxito casi inmediato. Pero Eddie Van Halen era el único que lo tenía todo: ritmo, potencia, técnica, melodía y un estilo único.

¿Qué recuerdos tienes de aquel primer y espectacular MSG en cuanto a alineación se refiere?
No muchos no saben que mi manager de aquellos tiempos sugirió que la primera formación del MSG debía contar con Billy Sheehan , Sammy Hagar y Denny Carmassi, en definitiva, casi Montrose al completo. No me desagradó esa propuesta ya que había visto a Montrose en directo y sonaban realmente bien. Incluso llegamos a grabar algunas maquetas con Denny y Billy. A partir de ese punto, hubo muchas variaciones diferentes, discusiones, idas y vueltas, pero al final preferí reclutar a músicos que realmente pudieran tocar lo que yo les explicaba, los sonidos y arreglos que tenía en mi cabeza sin muchas complicaciones, y así fue que finalmente Simon Phillips, Gary Barden, Don Airey y Mo Foster se unieron al proyecto, a pesar que alguno de ellos no pueden ser catalogados como músicos decididamente de hard rock. Son músicos con un nivel de profesionalidad increíble. Pueden tocar casi cualquier estilo musical y aún así darle una impronta propia o entender la idea de quien compuso la canción. Por si fuera poco, Roger Glover se sumó como productor. Ese disco se editó en 1980 y creo que ha logrado mantener su esencia y calidad intactas en estos últimos 41 años.

¿De todos los prestigiosos músicos que han colaborado contigo en el pasado, hay alguno que te haya sorprendido de tal manera que aun hoy desearías que fuera parte de tu agrupación?
Es una pregunta difícil ya que son muchos y todos sin excepción han aportado algo al sonido que hoy nos identifica. Pero creo que si tuviera que elegir a uno sería a Cozy Powell. Era una excelente persona además de un batería inimitable. Fue un verdadero placer y honor haber trabajado con él durante varios años. Recuerdo que realmente disfrutaba tocar con nosotros. En su momento, hubo diferencias entre él y nuestro manager de aquellos años, todo fue empeorando y decidió abandonarnos. La realizad es que Cozy era un músico que no podía permanecer mucho tiempo tocando la misma música, interpretar los mismos temas año tras año, no era propio de él. De hecho cuando nos conocimos y le ofrecí unirse al MSG me dijo: “Acepto y espero no te enojes conmigo cuando decida marcharme”. Basta con recordar los muchos grupos por los que pasó para darse cuenta que lo que digo es verdad.

Con todo lo que hemos pasado y seguimos pasando con el #COVID19, imaginamos que estarás desesperado para presentar el disco en directo y festejar tus cinco décadas en la música, que además está anunciado que pasa por España en noviembre.
Entiendo que la situación es muy complicada, pero las ganas siempre están. Seguramente a finales del 2021 o ya en el 2022 estaré de gira nuevamente. No veo las horas de subir nuevamente al escenario y poder festejar con todos mis seguidores. La idea inicial es tener un grupo para presentarme con una formación estable con Ronnie Romero en la voz, Steve Mann a la guitarra y teclados, Barry Sparks al bajo y Bodo Shopf en la batería. Aunque seguramente se sumarán algunos invitados especiales. Ya veremos que sucede.
Es cierto que están anunciadas fechas en este año, pero veremos como se sucede todo lo concerniente a la pandemia y veremos como encajar las fechas. España seguro que está en los planes, siempre he sido muy querido y es de mis países favoritos para actuar.

Ya para concluir, ¿que sensaciones te produce saber que eres uno de los más respetados guitarristas en la historia del rock no solo por tus fans, sino también por músicos ya consagrados?
En primer lugar siempre me sorprenden comentarios como esos. Como dije antes, nunca en mi vida me propuse ser una especie de “Rock Star” y menos aún hubiera pensado que, por ejemplo, llegué a compartir premios y escenarios con figuras de la talla de Jimmy Page, Tony Iommi, Joe Walsh, Joe Satriani, Billy Gibbons, Slash, Steve Stevens, Eddie Van Halen y muchos otros. Para mí, es un verdadero honor, pero sencillamente hago lo que me dictan mis sentimientos y simplemente creo que logro trasladar esas emociones con mi instrumento. Seguramente habrá guitarristas más rápidos, precisos y técnicos que yo, pero mi punto de vista es que los sentimientos son personales, únicos y cada músico debe encontrar el camino o la forma de expresarlos adecuadamente. Estoy muy agradecido sobre todo a toda aquella gente que me acompaña concierto tras concierto y álbum tras álbum.

Nuevamente, gracias por compartir estos minutos con nosotros.
Gracias a vosotros por difundir mi música, mis experiencias. Nos vemos pronto.

Javier Izurieta Mariano Crespo
Traducción Javier Izurieta
Force Magazine (Hard & Heavy)

®Videos Oficiales

®Galería de Fotos

Fotos: ®FORCE Magazine